Is this the Wonder Woman movie we need, or the one we deserve? WW review

Wonder-WomanOk, so I’m gonna do this one in english, like anyone from any nationality in this movie. Seriously, its 2017, can’t german generals speak german amongst themselves and just have some subtitles? Anyway, on with it.

First lets just answer the question we are all asking ourselves: did Warner finally get its shit together and put out a good DCEU movie? The short answer is yes, they did. The movie is fun, witty, well paced (for the most part at least) and, most importantly, Wonder Woman is just BADASS. I mean it, you don’t wanna mess with Diana of Themyscira. She is fierce, powerful, super smart and wont take shit from no one. Gal Gadot is perfectly cast and her chemistry with Chris Pine carries this movie all the way to the finish line. Chris Pine is a charming and lovable Steve Trevor, which is a lot to say because captain Trevor is the most meh character in comic book history (hyperbole people, I don’t mean it literally ok?). I mean, even Max Landis, who is famous for his cynical and often negative feelings towards contemporary hollywood blockbusters, said this is the best superhero movie since Winter Soldier (and believe me, this guy knows superheroes. Do yourselves a favor and read American Alien) However, WW is not a perfect movie and although its super important because its the first big blockbuster superhero film headlined by a female character… its not a game changer beyond that. I’m sorry to say it, but part of what makes Wonder Woman so enjoyable is that its not another DCEU movie… its a Marvel movie. Now, before you call heresy on me, bare with me for a moment. Wonder Woman is a paint by numbers movie with a very simple plot, a lot of well timed jokes, witty dialogue, fun comic book characters, nice action with some just ok CGI at times and a forgettable villain. Doesn’t that formula sound familiar? The only thing that reminds us this is a Snyderverse movie is the overuse of slow motion and some of the desaturated stuff Snyder likes so much. But Diana’s costume has its color back at least, and Themyscira was a much needed breath of life into the grim grey world of Batman v Superman and other DCEU entries. You could even say the movie borrows a bit of Captain America and Thor, with Diana being both a mythological fish out of water and having a black and white super naive moral view of the world. I’m not saying that none of it comes from the comic books, I’m just saying that the way the character was brought to life on screen certainly seems to borrow a bit of how Marvel handled its own characters. Oh, and if you are a greek mythology geek, or a history geek, and you don’t like alternative super inaccurate retellings of mythological stories or world war one history… yeah, you should probably sit this one out.

So that’s that for the spoiler free section of this review: Wonder Woman is fun and enjoyable. We have waited long for a female led superhero movie and we finally got one, and its a good one. Its not perfect, but its a great starting point both for female superheroes and for DC’s cinematic universe. Now lets get into spoiler territory and separate the good from the bad.

Lets do the bad first, shall we? In my opinion, the worst thing about the movie was Ares. Not only did they butcher the greek mythology regarding the god of war, they totally destroyed the comic book version of him as well. Now, anyone who knows a bit of DC or Marvel lore knows that these characters backgrounds are messy af. It is normal that the writers would take liberties regarding both greek mythology and comic book mythology. I didn’t expect Ares to be a faithful representation of either. To be honest, I would have preferred not to have Ares at all, even more so after that boring, one note not-even-cool-looking version of him we got. I think the movie looses the chance to explore a possibly much more interesting villain in Doctor Poison (Elena Anaya) who ends up being sidelined in favor of two rather boring male villains. Actor David Thewlis (Remus Lupin in the Harry Potter film franchise) is given the task of delivering the two underwhelming “big” reveals in the third act of the movie. This is another thing that bothered me, how predictable the endgame of the movie was. Who didn’t roll their eyes when “Sir Patrick” reveals himself as Ares? And then, to double down on the eye rolling, he lets Diana know what we have known since Hippolyta pretty much spelled it out in the first act of the movie: the sword she is carrying is not the Godkiller… SHE IS! (Was anyone at all surprised by either of these plot “twists”?). It didn’t help that the following fight was quite underwhelming when compared to several action sequences we see before, particularly with the amazons at the beginning of the movie.

My second biggest problem is also one of my favorite things about the movie: Steve Trevor. On one hand, I’m very impressed because Chris Pine, an actor I don’t care about, made me care about Steve, a character I never cared about. And yet as much as I liked him and as much as everything he did made sense for what his character was during the movie, I still didn’t want Wonder Woman to end up being a love story. And what makes it worse for me is that in the end the real acts of heroism in the movie are given to the men around Diana. The most heroic thing in the whole movie is done by Steve Trevor, who sacrifices himself to save thousands of lives, and who inspires Diana to fight for love because just before running to his certain death he says “I love you” to her. My wife pointed out that she wasn’t bothered at all by that, since she didn’t interpret it the same way, so its possible that I’m just getting hung up on minor things. As she pointed out, it is important that Diana fights for love as opposed to what most heroes (and particularly male heroes) fight for: power, acknowledgement, money, etc. But it is Diana’s newfound love for captain Trevor that draws her to choose to believe in love even after what she has witnessed, deminishing (in my cishetero male opinion) the strength of her big statement just moments before defeating Ares. I find this to be a particularly irritating problem because the movie misses the chance to explore Diana’s relationship with the women around her and decides to focus on her relationships with the first man she meets. I mean, Antiope who trained her, who was probably her closest friend, dies, and right away she is like “peace, I’m out” and never even mentions her again.

Now, now, lets not be so hard on the film. Its certainly full of good things. Unlike Zack Snyder, Patty Jenkins can actually put together a movie rather than clip a bunch of cool looking images together. The motivations and actions of the characters in this movie make sense, which is more than any of the DCEU movies that came before were able to achieve. In the end the thing I wanted most from this movie was to see Wonder Woman. And I saw her. This movie was about Diana’s journey to become the iconic superhero we all know and love, and as enjoyable as some of her companions are, in the end this is Diana of Themyscira’s movie. Sure, she is still super sexy in a very normative way, but there is no question that Wonder Woman would give Superman a run for his money in a fight and is Batman’s intellectual equal, speaking hundreds of languages and being as cunning as she is brave. Diana is not supposed to be a human character, she is a goddess walking among us, and although the movie does humanize her when its important, it also does a great job at showing her godlike features when necessary. The movie succeeds in making the viewer be in awe of the protagonist and yet care for her in a personal level. I hope the amazons of Themyscira show up in the upcoming battle against Steppenwolf and Darkseid, because they kick so much ass. Actually, can we just have a bunch of Wonder Woman and the amazons movies and forget about Superman and never again see Jared Letto’s Joker? Because I’d be fine with that.

I’ll give Wonder Woman a 3.5/5

Desde la hondura

Me ha tomado casi dos días juntar las palabras. He repasado en mi mente una y otra vez la historia, las reacciones, las acusaciones, las oscuras proyecciones de futuro. Sobre todo he pensado una y otra vez en Rigo y en Anarella, tratando de sobrevivir en el centro de este huracán.

Sobre lo sucedido me queda poco por decir, ya los medios han hecho un festín con la carne de Rigoberto Andrés (figurativa y literalmente). Un festín de buitres que nos han asechado por 6 años (y mucho más) esperando que demos un paso en falso. Y Rigoberto era el actor perfecto para el show que querían montar, una buena persona, joven, sensible y creativa, empujada hasta el límite. Como si Tegucigalpa fuera Gotham (ciudad Gótica).

A final de cuentas, cuando la impunidad y la injusticia reinan por tanto tiempo, tarde o temprano algo explota. Y entonces los buitres hacen festín, porque es fácil explotar hasta la saciedad una tragedia como esta, porque es fácil culpar a quienes deciden golpear de alguna forma este sistema podrido, porque es fácil sembrar el miedo y el odio contra quienes quieren alcanzar a tomar el futuro en sus manos para que no se nos escape la esperanza.

Si, Rigoberto Andrés Paredes decidió hacer justicia por mano propia y sin quererlo le ha dado un arma poderosa a los enemigos de este país. La familia de Eduardo Montes merece que se haga justicia, eso no puede negarse. Pero también merecen justicia las familias de las miles de víctimas de este Estado asesino que nos escupe a diario en la cara con tanta impunidad y corrupción y sigue llenándose las manos de sangre sin inmutarse. Porque es más fácil sentar en el banquillo a un joven como Rigoberto y culparlo por todos los males del país que apuntar los reflectores a quienes le han empujado a diario a él y a el resto de quienes vivimos aquí hasta la más profunda hondura. Porque la mano que empuñó el puñal fue la de Rigo, pero pudo ser la de cualquiera de los miles de hondureños y hondureñas a quienes a diario se nos niega la esperanza de tener un país y tener un futuro, a quienes se les niega la salud y la justicia, a quienes se les mata de hambre lentamente mientras el gobierno se dedica a montar un circo burdo con iniciativas como Honduran idol  “Honduras canta”.

Usaran las acciones de Rigoberto como bandera para perseguirnos, censurarnos e intentar callarnos. Verán una bomba en cada poema y un potencial asesino en cada dibujo y trataran de apagar todo fuego de esperanza que nos quede. Y se llenaran aun más de armas y tratarán por todos los medios de llenar nuestros corazones de miedo. Y quizá puedan robarnos toda esperanza, pero nunca podrán liberarse del miedo que puede provocarle a todo un Estado un joven a quien se le ha robado el futuro.

Random

El otro día tuve que hacer una pausa inesperada en el camino a casa porque un caballo se encontraba parado cagando a la mitad de la carretera con la determinación de que nada ni nadie iba a molestarle en su tarea. En ese momento me di cuenta de que me había topado finalmente con la imagen perfecta para explicar Honduras.

A menudo cuando la economía, los impulsos y la suerte de tener amistades regadas por medio mundo me permiten viajar, me topo con la misma pregunta: ¿que ha pasado en Honduras? ¿Cómo está la situación? ¿De qué va tal o cual cosa/marcha/huelga/colectivo de poetas random/nueva ley/etc? Y cada vez me encuentro con menos cosas para responder. No porque haya pocas cosas pasando, ni mucho menos. Es más bien que cada vez me pareciera ver los acontecimientos desde más lejos, con más cansancio, con menos claridad. Cuando tenia 19 años la cosa era transparente como agua hecha con hielo derretido de los alpes: la “revolución” era clara obligación y no existía lugar para la duda. Apenas han pasado 6 años, pero ahora dudo de todo, sobre todo de mi mismo. Cada vez me es más difícil expresar una opinión pues me parece que solo sumaría a ese ruido incomprensible que se propaga por las redes sociales confundiendo a la gente que poco o nada sabe de un país como Honduras. Me doy cuenta que toda la historia que doy por sentado que conocemos y hemos llegado a comprender sobre nuestro país es en realidad una maraña de confusiones y vacíos para la mayoría, que vivimos corriendo en círculos porque siempre olvidamos que ya pasamos por este camino y sobre todo porque no sabemos cual fue el punto (o los puntos) de partida.

Es uno de los (muchos) males de las redes sociales: todo el mundo cree que sabe algo, que ha dado con la invención de la rueda. Y así, tan pronto como nos encontramos con la rueda, nos ponemos a tirarle ruedas a la cabeza a mundo y raymundo sin darnos cuenta que hace siglos que la rueda ha servido como base para mover vehículos y desarrollar tecnología que usamos a diario y ni siquiera comprendemos.

Por eso me reservo cada vez más mis opiniones, para no confundir más a nadie sobre un país que de momento me siento incapaz de leer. Pero si algo se acerca a una lectura sería sin duda esa: quedarse estancado a medio camino en la carretera por un caballo cagando al medio indiferente por completo al mundo que se derrumba a su alrededor.

Para Nelson

Coincidimos pocas veces en la vida, pero no dudaría en llamarte amigo. Si acaso hay algo más que esta vida, cosa que a veces pienso que me gustaría creer, espero que en ese otro algo desconocido encontrés tanto amor como el que nos dejás, repartido en los cientos de sonrisas que nos arrancaste a quienes alcanzamos a conocerte aunque fuese un poquito.

Tu sentido del humor era un cañón certero y cargado de futuro, que ante la adversidad y el miedo constante en que se vive en países como el nuestro, la risa es innegablemente combativa, y vos fuiste (y sos, siempre) un militante de la alegría y de la vida.

No se me dan demasiado bien las despedidas, así que quedemos en que no haya ninguna.

Te abrazo, un abrazo hondo y sentido como se debe abrazar a un amigo que emprende un viaje.

A.

“La otra, otra, otra cara del feminismo”

Hay días en que uno quisiera solo relajarse y tirarse en el sofá a pensar en qué nombre ponerle a sus gatos. En serio, hay días en los que uno quisiera nada más pasarla tranquilo y no pensar en las cosas que andan mal en el mundo. Pero entonces uno abre ese portal del mal (facebook) y se encuentra con cada cosa…

No sé quién será Roxana Andrade y nunca antes me había topado con este blog (y honestamente preferiría no habérmelo topado nunca) así que no voy a referirme a ella como persona ni al blog en general sino específicamente a la poco afortunada nota titulada “La otra cara del feminismo” de Roxana.

El texto es una crítica a los movimientos feministas actuales, en el que la autora reconoce la importancia de los movimientos feministas de “épocas antiguas” pero considera que hoy en día el feminismo es un “fanatismo” inútil e incluso perjudicial. Después de todo, “hoy en día en el contexto occidental la mujer goza de los mismos derechos que los hombres” y “se puede decir que hay igualdad de oportunidades”.

Roxana también nos recuerda que el feminismo es la razón de que muchas chicas estén perdiendo su “feminidad” y que además la razón de que estadísticamente haya más mujeres que sufren de abuso por parte de hombres que a la inversa es que los hombres somos víctimas silenciosas debido al estigma social que el maltrato conlleva.

¡No se rían que no es broma! Lo peor del caso es que conozco a tantas personas que piensan igual que Roxana que da miedo.

Como de costumbre femen sale a relucir en el articulo como un ejemplo de las terribles consecuencias de dar tantos derechos a las mujeres. Que femen puede que nos guste, no nos guste o nos de igual, pero a final de cuentas lo que ellas hagan con sus cuerpos y las formas que ellas elijan para protestar son muy decisión suya y que yo sepa no se ha muerto nadie por ver un rotulo escrito en el torso desnudo de alguien (nada más hay que ver a los hinchas de los equipos de fútbol en muchos estadios… bueno, aunque los pezones de hombre no son tan mortíferos como los de mujer). Pero además femen no es el feminismo, o los feminismos que tampoco hay uno solo.

A todos y todas lxs detractorxs de los movimientos feministas les encanta señalar con el dedo a “esa extremista loca que es demasiado feminista” cuando quieren restar validez a los reclamos de justicia. Hablar de feminismos es hablar de sistemas de ideas, de planteamientos ideológicos. Como en cualquier movimiento existen muchisimas contradicciones. A diferencia de muchos otros movimientos, las feministas y los feministas tratamos de afrontar tales contradicciones con honestidad, de aceptarnos en nuestra constante lucha por cambiar estructuras de pensamiento y comportamiento que se manifiestan en todos los espacios de nuestra vida. Para la casa y para el mundo, queremos construir relaciones más justas no solamente entre hombres y mujeres, sino entre todas las personas. Después de todo el patriarcado forma parte de todas las formas de opresión existentes.

Quizá Roxana y la gran mayoría de las personas que piden que ya nos callemos porque ya todos y todas somos iguales nunca han visto cuanto odio puede recibir una mujer por el simple hecho de serlo. Lastimosamente yo si. He visto a adolescentes en la mesa de autopsias porque se suicidaron en un desesperado intento por terminar con un embarazo no deseado en un país donde el aborto está criminalizado y la distribución de Pildoras Anticonceptivas de Emergencia es ilegal. He leído cientos de titulares que rezan “Por celos mata a su mujer” como si dicha mujer fuese propiedad de alguien y banalizando el hecho de que nuestra sociedad permita y fomente ese tipo de comportamientos psicópatas. En Honduras cada 16 horas, o cada 17 o cada 15 dependiendo de que número nos haga sentir menos culpables, muere una mujer asesinada. La violencia machista es real, muy real, y es real en todos lados, no solamente en el mundo “no occidental”. Puede que esa violencia cambie sus formas y se manifieste en niveles distintos, pero sigue estando allí.

No nos engañemos, el machismo se transforma y se disfraza, pero existe.

Charlie Hebdo y los límites de la libertad

Hoy he leído opiniones de todas las formas y colores posibles acerca del ataque ocurrido en Francia en contra de la revista satírica Charlie Hebdo. Y digo revista satírica porque así es como se refieren a ella por todos lados, porque debo admitir que nunca en mi vida he tenido una en las manos ni puedo alegar haber conocido de su existencia antes del día de hoy. Además no hablo nada de francés para entender lo que dicen los globitos que están compartiendo por todos lados. Dicho eso creo que lo más importante en todo este asunto son las personas que murieron como resultado del atentado. Todo lo demás es secundario en este momento.

Sin embargo, como todo en este mundo el tiempo para permitirnos el dolor es corto porque apremia discutir el significado y las implicaciones de cada golpe que nos recuerda que la comodidad en que creemos vivir es una cajita de cristal frágil que puede quebrarse en cualquier momento.

Los extremismos políticos y el obligatorio panfleto oportunista no han faltado ni de un lado ni del otro. Nos hemos vuelto tan cínic@s que todo lo que queremos constantemente es demostrar que quienes están en desacuerdo con nosotros y nosotras se equivocan y que nuestra posición es la verdad única. Y de eso es que se trata lo que ha ocurrido hoy, de la infinita capacidad para odiar que poseemos. Queremos reducirlo todo a los valores de nuestra escala moral de preferencia para poder definirlo siempre a favor de nuestra posición ideológica. Las vidas humanas nunca deberían estar un plano secundario cuando definimos nuestra agenda política.

Nos encontramos ante dos temas delicados con los que los límites son difíciles de dibujar y con los que las posiciones políticas tienden a volverse difusas, pero creo que una línea clara y profunda debería aparecer en la arena cuando comenzamos a hablar de asesinatos. No podemos ignorar la creciente fuerza que ha ido tomando el fascismo en Europa durante los últimos años y de ninguna manera deberíamos fomentar el odio hacia el islam o hacer generalizaciones sobre la gente por sus creencias de cualquier tipo. Pero tampoco podemos usar tales argumentos como escudo de quienes han asesinado a sangre fría a otros seres humanos por sus creencias o posiciones (sean cuales sean) tampoco. No se trata de quien tiene derecho a perseguir y quien deba ser perseguido o perseguida, se trata de tener igual derecho a no ser perseguidxs de ninguna forma por pensar lo que pensamos y creer lo que creemos.

Es cierto que las imágenes y la forma en que manejamos la información tienen un poder aterrador, solo hace falta ver lo que hizo Joan Fontcuberta con su cosmonauta fantasma para comprender la importancia de este tema. Sin duda la libertad de cualquier tipo es un tema complicado porque cuando una libertad se cruza en el camino de otra no siempre es fácil definir que libertad debería prevalecer. Pero nunca, absolutamente nunca, una libertad debería imponerse sobre otra por la fuerza y allí es donde a mi criterio deberíamos dejar de lado la interminable discusión de subjetividades y anteponer nuestra humanidad a nuestra agenda política. Cuando alguien se asume juez, jurado y verdugo a punta de fusil, cuando alguien mutila, tortura y mata a quien no piensa igual, ya no debería tratarse de distribuir puntos en nuestro imaginario marcador ideológico, debería prevalecer nuestra humana capacidad de sentir dolor ante la injusticia y ante el terror y la muerte. Luego todo lo demás.

Resoluciones de fin de año

zombie

Bueno queridos y queridas, llegó ese momento del año en que hay que ponerse muy cursi. Por suerte ser cursi es mi programación por default, así que me sale natural.

Hay cosas sobre las que quisiera escribir antes de acabar el año que quizá no tienen mucha conexión entre si, así que seguramente este post va a resultar particularmente caótico y ecléctico, como vomito de unicornio, pero ustedes siganme el juego que en estas fechas me pongo sensible.

2014 fue un año interesante para mi, lleno de movimiento y de cambios. Pero si tuviera que elegir un acontecimiento particular que haya marcado el año para mi, desde mi absoluto egoísmo y banalidad, diría que este fue el año en que aprendí a ir al cine solo. Siempre le he tenido demasiado miedo a la soledad. Pese a lo que mucha gente pueda pensar de mi, no odio a todo el mundo. Solo odio a CASI todo el mundo (es broma, es broma). En realidad soy una persona increíblemente apegada a la gente que amo y suele resultarme complicado disfrutar muchas cosas si no tengo con quien compartirlas. Pero cuando uno se encuentra de pronto sin amig@s en un país distinto al propio y con demasiado tiempo libre (como suele ser mi caso) entonces toca hacer de tripas corazón y encararse al espejo. Claro, no es nada que Marcela Lagarde no nos hubiese dicho ya, pero no es lo mismo plantearnos la importancia de la soledad desde lo abstracto que hacer las paces con ella en lo concreto. Sin duda sigo amando a mi familia y a mis amigas y amigos, sigo creyendo en la necesidad de construir comunidad y de empujar juntxs hacia el mundo que queremos, pero es infinitamente liberador poder salir a caminar a la calle sin que el fin de nuestros pasos sea encontrar a alguien mas sino encontrarnos a nosotr@s mismxs. Estoy convencido de que se ama con mayor plenitud cuando aprendemos a no amar desde la necesidad, cuando no amamos desde la lógica de llenar los vacíos propios si no desde la seguridad de sabernos personas completas. Para llegar allí hay que dar un paso a la vez, pasitos pequeños que puedan parecer insignificantes como por ejemplo ir al cine solo.

También fue un año en el que decidí que, por tonto y cliché que parezca, voy a dedicarme a hacer lo que amo. Pero lejos de que eso signifique que me volví un bohemio marihuanero como mucha gente piensa cuando les digo que me dedico al arte, en realidad lo que pasó fue que comprendí que ser artista no es ningún ideal romántico si no un trabajo de tiempo completo que requiere de estudio e investigación constante, disciplina para terminar los proyectos que se empiezan y mucha madurez para recibir critica. Hay ponerle menos atención a los likes del facebook y en cambio buscar opiniones profesionales sobre nuestro trabajo, por duro que sea darnos cuenta que estamos lejos del nivel necesario para ser artista en el mundo real.

Otro punto importante en 2014 fue que decidí buscar tratamiento para mi depresión y aunque mucha gente aún piensa igual que Tom Cruise y se sienten con autoridad de decirle a otr@s que buscar ayuda farmacológica no es la respuesta, lo cierto es que estoy mucho mejor ahora. Claro que no quiero pasar tomando antidepresivos y ansioliticos el resto de mi vida, pero definitivamente agradezco poder dormir y funcionar a diario sin tener constantes ataques de pánico. El tratamiento me ha ayudado a equilibrar mi vida y si bien quizá no sea una solución permanente, a veces es necesario para poder poner tus cosas en orden. Es importante que las personas que lidiamos con problemas de depresión y ansiedad dejemos de preocuparnos del juicio de otr@s. ¿Qué importa si nuestras amistades creen que somos exageradxs, que buscamos atención o que todo el mundo pasa por malos ratos y se pone triste? Lo importante es buscar la forma de sentirnos mejor. Si para algunos y algunas un remedio espiritual funciona, genial. Si para otras es suficiente con la meditación, genial. Lo que sea que nos funcione para sentirnos mejor vale, lo importante es buscar salidas.

Hace un año no tenía resoluciones claras para el 2014, no sabía hacia donde iba a ir mi vida. Tampoco sé ahora hacia donde irá en 2015. Creo que está bien no saber, y que las decisiones para vivir mejor y más felices se pueden tomar en cualquier momento del año, sea año nuevo, semana santa o un lunes cualquiera en agosto. No importa si hay que tragarnos nuestras propias palabras, si hay que cortar relaciones que nos prometimos que iban a funcionar o si nos arriesgamos a retomar relaciones que parecían haber quedado bien sepultadas, no importa si hay que tragarnos el orgullo y volver a empezar cuando ya nos sentíamos non plus ultra en algo, lo importante es decidir de forma activa y militante trabajar para sentirnos felices con nosotrxs mismxs y con lo que hacemos. Equivocarse es inevitable y también se disfruta.

Nos leemos en 2015, ojalá hayan pasado una anarquista navidad y les deseo un feminista año nuevo :*